miércoles, 25 de marzo de 2009

Una pequeña, pequeña perla...


«En algún lugar de las profundidades de mi estúpida alma, alimento una presuntuosa idea: algún día, quizás algún día, algo brillante y hermoso sea arrancado de toda esta miseria. Como una pequeña, pequeña perla de una grande, negra, fea cáscara de mejillón. Y si algo hermoso llegara a venir de mí, entonces habré respondido a mi vocación en la vida...»


(escrito por Ingmar en un cuaderno, a los 20 años de edad, y exhibido por la Bergman Foundation en la exposición "Antes de que Ingmar fuera Bergman", que reúne objetos y documentos de niñez y juventud)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada